La poderosa verdad interior

Domingo, 09 Agosto 2009. — Proceso, Columnas, 2009

Para la maestra Hortencia Cervantes,
una inflexión plasmada en papel.

 

Parece ser que antes del descubrimiento y desarrollo del lenguaje articulado, a la par de la producción de sonidos externos al cuerpo humano el hombre primitivo empleó una especie de entonaciones vocálicas que aún en lo rudimentario de sus características podía expresar o hacer percibir a sus congéneres, al menos, estados de ánimo e intencionalidades.

Más adelante, al transcurrir el tiempo y hasta la fecha, el canto ha sido instrumento vital en la evolución progresiva del ser humano y su capacidad de expresión y la necesidad de comunicarse.

Así por ejemplo, no hay duda de que independientemente del tipo de creencias religiosas, el canto litúrgico ha constituido una de las más altas e inherentes vías de comunicación del hombre con sus dioses. De igual manera, “gracias a las tradiciones musicales de los pueblos podemos observar y estudiar las particularidades de razas y su diversidad cultural” (Roberto Bañuelas).

Acaba de ser presentado el Diccionario del cantante. Terminología clásica, vocal, musical y cultural (Edición Trillas, México, 2009), el más reciente trabajo, justamente, de Roberto Bañuelas (Ciudad Camargo, Chihuahua, 1931), profesional de la música —barítono— que a la manera antigua, personifica la figura de un artista integral que además de su reconocida trayectoria operística, incorpora la enseñanza y la creación musicales así como la pintura (óleo, dibujo…) y la escritura (poesía, novela) como horizonte de su campo de acción. 

Con estudios en el Conservatorio Nacional de Música del INBA, formó parte del grupo Nueva Música de México para la interpretación del trabajo creativo de sus integrantes. Así dio a conocer algunas de sus primeras obras musicales.

Desde su debut como cantante en La Creación de Franz Joseph Hayden (1732-1809) en 1958, y luego en La Bohéme de Giacomo Puccinni (1858-1924), ha sido merecedor de varios homenajes y distinciones. 

El año pasado fue objeto de un homenaje en el que la actividad de varios días se centró en la exposición de una selección de su obra pictórica así como en comentarios e interpretación de su obra musical y literaria. Hace un par de meses le fue concedida la Medalla de Bellas Artes por sus 50 años de trayectoria.

Para su Diccionario del cantante. Terminología clásica, vocal, musical y cultural decidió abordar el formato que en el título va implícito, sin embargo, Bañuelas va más allá de la simple referencia terminológica al profundizar en la significación de ciertos vocablos propiciando un impacto quizá mayor en la claridad y conocimiento del lector.

Si bien el destinatario principal se halla en estudiantes y profesionales de la música, principalmente cantantes, el Diccionario… es en realidad una publicación de amplio espectro en tanto se trata de un libro de consulta para un también amplio ámbito de lectores, estudiantes y profesionales de cualquier otra especialidad y de cualquier nivel escolástico desde la etapa básica.

De tal forma, la voz de Roberto Bañuelas en el libro es la voz de su experiencia complementada con información, digamos, expresamente técnica apoyada por una bibliografía referida.

Tal experiencia ha arrojado en el cantante-compositor-autor una filosofía que de nueva cuenta es compartida por él con sus lectores; (ya en el 2001 la misma casa editorial publicó su El canto, técnica de la voz y arte de la interpretación).

De este modo, quien en sus manos tenga el libro podrá encontrar en su interior ideas y reflexiones del autor quien, contundente, afirma que el canto debe dar la sensación de espontaneidad y energía, como el movimiento interno de una flama. Por ello, es su belleza “la demostración externa de una poderosa verdad interior”.

FacebookMySpaceTwitterDiggDeliciousStumbleuponGoogle BookmarksRedditNewsvineTechnoratiLinkedinPinterest