Crónica de vida

Domingo, 04 Octubre 2009. — Proceso, Columnas, 2009

Editado gracias a una colaboración múltiple, acaba de ser presentado Eugenio Toussaint. Las tangentes, el jazz y la academia, libro publicado por Fonca-Conaculta, Music: Life, Instituto Politécnico Nacional, Sistema Educativo Descartes, Jazz Club Swenka, y Universidad Veracruzana, entre otros, 2009, de Antonio Malacara.

Con sus más de 270 páginas, Eugenio Toussaint. Las tangentes, el jazz y la academia no es sino una crónica desglosada, es la biografía narrada por el propio compositor a través de charlas-entrevistas con el autor.

Desde un principio, el libro se sitúa en la admiración manifiesta por parte de Malacara hacia el protagonista, (“…entre tanto, nosotros, la multitud vil de los mortales —Baudelaire dixit— inclinamos la cabeza y sonreímos emocionados, agradeciendo lo bien dicho del momento que estamos recibiendo cada vez que nos enfrentamos a la música o a la persona de Eugenio Toussaint”), y es posible percibir tal postura de alguna manera u otra, a lo largo de sus páginas.

Compositor y pianista, Eugenio Toussaint (1954) es, sin duda, uno de los músicos del jazz mexicano cuya obra ha sabido acercar con cierta frecuencia hacia los terrenos (aún) más elaborados del arte de los sonidos y silencios que constituyen la música de concierto.

En tal mimetismo, el sustento armónico en su música muchas evita apartarse —pero no del todo— de la fuente fundamental que le da alimento.

Conocido en sus orígenes como multiinstrumentista —además tocaba bajo eléctrico, flauta…—, su formación musical fue esencialmente autodidacta en tanto que la experiencia misma ha sido la que contribuyó en el brebaje de sus conocimientos practicados en un principio en los lenguajes del rock, y aún ahí, imantados por el acontecer sonoro de la música sincopada.

En algún momento, su etapa de asimilación musical teórica fue nutrida por los estudios que realizó con compositores como Mario Lavista (1943), el puertorriqueño Roberto Sierra (1953) y el recientemente fallecido Lucas Foss (1922-2009).

Más allá de su biografía oficial, es decir, de aquella empleada para efectos del conocimiento público preferentemente en el ámbito circundante de la música de concierto, el nuevo libro de Malacara viene a dar cuenta de la historia, digamos, íntima, detallada de la trayectoria de un Toussaint que declara alegrías y tristezas, logros y fracasos.

Así pues, pone al descubierto a aquel joven músico que antes de cumplir los veinte años, ya incursionaba con sus hermanos en la experiencia de hacer música.

El autor conduce hábilmente las pláticas con el jazzista en líneas que permiten a los lectores —seguramente seguidores de Toussaint— acercarse más que a la obra, a la vida del músico.

Así, desde Cuadrología hasta su reciente trío, pasando por la Banda Jazz Workshope, Blue Note, y desde luego por el emblemático ensamble dentro del jazz que se hace en México, Sacbé, sin fisuras pone en claro orígenes, filiaciones y la solvencia de un pensamiento musical prístino que simplemente posibilita la praxis de lenguajes musicales distintos pero no necesariamente antagónicos en absoluto.

Con ello, como intérprete o arreglista, una no poca cantidad de nombres se vinculan a su ejercicio musical, entre ellos, Herb Albert, Paul Anka, Don Cherry, Gloria Lazo, Leo Dan, Aleks Sintek, así como Arturo Cipriano, Roberto Aymes, Henry West y Gerardo Bátiz. 

Eugenio Toussaint. Las tangentes, el jazz y la academia de Antonio Malacara, ferviente activista del jazz, contiene también un par de textos del compositor y otros testimonios que enriquecen la apreciación de Toussaint y su perfil. Sin embargo, la discografía ha sido únicamente enunciada, y el catálogo de obras no se incluyó, por lo que el contenido del libro se halla exclusivamente en territorio de una crónica de vida. Se vale.

FacebookMySpaceTwitterDiggDeliciousStumbleuponGoogle BookmarksRedditNewsvineTechnoratiLinkedinPinterest